Si estáis “ociosas”, queréis pasar un rato relajado y hacer un regalo a los más de los sentidos, os invito a pasear por el “Parque de El Capricho”

Comparto con vosotras mi sorpresa y admiración por uno de los parques más bellos y cómodos de Madrid. Vecina de El Retiro, que he paseado con asiduidad durante los años de estudiante por el parque del Oeste y disfrutado de relajadas jornadas en mi infancia en la Casa de Campo, no pensaba que hubiera un parque tan coqueto, cuidado, cómodo, bello y de fácil acceso como el del Capricho. Creado a finales del siglo pasado por los duques de quiénes toma el nombre, y situado en la Alameda de Osuna, fue y es un paraíso natural.

Después de que lo comprara el Ayuntamiento de Madrid en 1974 empezó la recuperación que llega casi hasta hoy, aunque desde 1999 podemos disfrutar de tanto como ofrece.

Aunque se puede visitar durante todo el año, por sus abundantes sombras (los pinos, cedros, castaños…se encargan de dárnoslas) yo diría que es un ideal parque de verano ideal. Tiene un tamaño manejable, dispone de una amplia zona de aparcamiento delante de la entrada, aforo limitado y, lo no menos importante, pequeños bosques de lilos y de árboles del amor que proporcionan un festival de color al jardín. Durante el paseo podremos disfrutar también del canto de mirlos, ruiseñores, la presencia de palomas, además de cisnes negros, ardillas…

Os animo a dar un relajado paseo dando rienda suelta a los sentidos.

El horario de esta época también es muy cómodo (de 9.00 a 21.00)

¡A disfrutarlo!!!

Marisa Jiménez